martes, 23 de abril de 2013

Aprender Jugando


Todos los juegos, para que sean tales, tienen características comunes: son libres, autónomos, pueden repetirse, exigen un orden. Y el abcdespañol como juego didáctico tiene ingredientes claramente determinados; reglas internas muy bien estructuradas y propósitos fácilmente evaluables.

Las reglas internas permiten que el juego desarrolle las capacidades que exige el quehacer colectivo y las cartillas permiten la aplicación individual de los descubrimientos logrados en el trabajo grupal. Este juego contiene códigos que orientan el aprendizaje bajo los principios de la teoría del conocimiento. No permite saltos, todo está conectado dentro del método, pues al fin y al cabo, método es camino y los caminos deben ser luminosos, amables, claros y sobre todo: deben conducir a un sitio determinado, al objetivo o propósito al cual se desea llegar.

La práctica nos ha mostrado que el “abcdespañol- El Juego de la Lectoescritura-“ es el goce del conocimiento, es la alegría del descubrimiento colectivo y de la reflexión individual.

En el ejercicio de participación sin miedo- porque el Juego es un terreno de libertad- los aprendices comparten apreciaciones sobre imágenes de la vida cotidiana; maneras de ver el mundo; expresiones vitales; historias personales; palabras sueltas y en contexto; letras; sonidos y ritmos; combinaciones con sentido….Juegan con códigos; siguen instrucciones no verbales y verbales; reconocen y establecen normas; descubren la relación del todo con sus partes y ensamblan piezas para conformar la unidad. Están inmersos en el Juego del análisis, de la síntesis; de la deducción, de la inducción. Caminan por el territorio de la inferencia, sin usar esta palabra en su vocabulario habitual, porque primero están los hechos, las cosas; luego se les da nombre. Así funciona el abcdespañol: de lo concreto hacia lo abstracto; de lo sensorial hacia lo racional; de lo empírico hacia lo teórico…y viceversa.


domingo, 7 de abril de 2013

"Colombianos que cambian el mundo"




Libro publicado como resultado de la experiencia "Universidad de la Vida" desarrollada dentro del proyecto IESO  -Iniciativas de Emprendimiento Social-  de la Universidad de Los Andes, Bogotá, Colombia.
Editorial Planeta, editor Roberto Gutierrez con fotografías de Jorge Mario Múnera.

"Un día, mientras cursaba quinto en la Normal, ocurrió algo que me hizo vislumbrar aquello a lo que iba a terminar dedicando mi vida. Esa vez el profesor de didáctica especial me sorprendió al pedirme que no regresara más a su clase. Me asusté, pero él me calmó al anunciar que gracias a mi interés creativo había resuelto enviarme como ayudante a los talleres de material didáctico de la Escuela Anexa. Respiré aliviado y presentí que la vocación de maestro iba a encaminarme a realizar juegos educativos".

"Dentro de los recuerdos importantes durante el tiempo de estudios en la Normal Superior, destaco la actitud de la señorita Teresa, la bibliotecaria, quien al descubrir mi interés en la lectura, y rompiendo las normas establecidas, me prestaba la llave de la biblioteca para que yo pudiera utilizarla durante los fines de semana y vacaciones.
Esta llave no solo abría la puerta de la biblioteca, sino mi devoción por el aprendizaje autónomo, sin las barreras de textos enlatados o la imposición de lecturas preseleccionadas que encasillaban el pensamiento".