jueves, 6 de enero de 2011

“Estrategias Didácticas en el Desarrollo de Habilidades para la Vida” -- Ponencia presentada en el Congreso Nacional de Prevención de Drogas – Caracas, Venezuela. Diciembre 2010.

Las drogas continúan diezmando vidas, fomentando la delincuencia y comprometiendo el desarrollo sostenible de nuestros países. Afortunadamente con el paso de los años hemos llegado a comprender mejor cómo hacer frente al uso indebido de las drogas. El hecho de que se presente una mayor atención a la prevención como estrategia clave en la lucha contra las drogas ha sido, y es, un paso fundamental.

De acuerdo a las estadísticas más recientes de la Oficina Nacional Antidrogas (ONA) el 47.8% de los pacientes que asisten a centros de rehabilitación, dicen haber iniciado el consumo antes de cumplir los 14 años de edad. 45.1% dicen haber iniciado entre los 15 y 19 años. Entre las razones que estos jóvenes dan para el consumo se encuentran: el desempleo, la curiosidad, el deseo de evadir problemas -principalmente familiares- y el ocio.

Conociendo esto, nos damos cuenta que un programa de prevención de consumo de drogas eficaz, debe incluir una estrategia enfocada a los jóvenes entre 12 y 21 años de edad. Una estrategia que les permita usar sus talentos, curiosidad y tiempo libre de una manera creativa y activa, que desarrolle destrezas laborales útiles para el futuro y les provea con un sentido de pertenencia, se hace fundamental.

Así mismo, dada la edad en que la experimentación con drogas aparece, sabemos que los niveles de escolarización de estos jóvenes será afectado por la adicción. Los jóvenes que desertan de la escuela primaria y secundaria serán mucho más propensos al uso indebido de las drogas, tendrán muchas menos opciones laborales y estarán atados a situaciones de desempleo y pobreza difíciles de superar; contribuyendo así al círculo vicioso que deseamos romper. Por lo tanto, nuestro aporte incluye la educación como eje fundamental en el proceso de prevención y recuperación de los jóvenes.

Nuestra propuesta está basada en los juegos-herramienta que componen los Primeros Auxilios Mentales, una batería de seis juegos didácticos. Les hemos llamado Primeros Auxilios porque nos referimos a una intervención educativa inmediata y urgente, que no da espera. Los juegos-herramienta que componen los Primero Auxilios Mentales son los elementos presentes en un botiquín si se quiere, es decir, son los elementos más básicos pero más necesarios para, siguiendo con nuestra metáfora, “salvar una vida”; es decir, en este caso, evitar complicaciones tales como la deserción escolar, la “inempleabilidad”, el ocio pasivo y/o la adicción.

Las destrezas y conocimientos que los Primeros Auxilios Mentales buscan desarrollar son las que conocemos como Habilidades para la Vida*. Estas incluyen:

1. El autoconocimiento. Saber qué se quiere en la vida, e identificar los recursos personales que se tienen para lograrlo.
2. La empatia. “Cuando se pierde la capacidad de la empatia, es fácil volverse indiferente.” Cornell West** . La empatia es la capacidad de ver el mundo desde la perspectiva del otro, ir más allá de las diferencias, encontrar acuerdos, ser más tolerante en las interacciones sociales.
3. La comunicación asertiva. Poder expresar con claridad lo que se piensa, se siente y se necesita.
4. Las relaciones interpersonales. Establecer y conservar relaciones interpersonales significativas así como la capacidad de terminar aquellas que impiden el crecimiento personal.
5. La toma de decisiones. Evaluar distintas alternativas, teniendo en cuenta necesidades, criterios y las consecuencias de la decisiones.
6. La solución de problemas y conflictos. Manejar los conflictos de manera flexible y buscar soluciones creativas a los problemas.
7. El pensamiento creativo. Usar la razón y el corazón (emociones, sentimientos, intuición, fantasía, instintos, entre otros) para inventar y crear con originalidad.
8. El pensamiento crítico. El pensamiento crítico depende de dos factores principales: a) habilidades cognitivas y b) disposiciones afectivas. Lo cognitivo implica aplicar destrezas básicas del pensamiento (interpretación, análisis, evaluación, inferencia, explicación y autorregulación), en un proceso activo de pensamiento que permite llegar a conclusiones de un orden superior. Las disposiciones afectivas se refieren a la actitud personal; hace falta también querer pensar.
9. La inteligencia emocional. Comprender mejor lo que sentimos implica no sólo escuchar lo que nos pasa por dentro, sino también atender al contexto en que nos pasa.
10. Manejo de tensiones y estrés. El reto que afronta cada ser humano no consiste en evadir las tensiones, sino en aprender a vivirlas sin llegar a un estado crónico de estrés. Los Primero Auxilios Mentales permiten que el individuo se relacione a nivel sensorial, emocional y social. El trabajo en equipo permite la socialización y la creación de un grupo de apoyo. Así mismo posibilitan la creación de un espacio donde se pueden compartir experiencias, ideas, realidades y sueños.

Los Primeros Auxilios Mentales son una herramienta útil, efectiva y de fácil aplicación en el contexto de una estrategia comprensiva de prevención y rehabilitación de jóvenes con problemas de adicción a través de la creación de los que llamaremos “Círculos de Sobriedad”.

Los Círculos de Sobriedad son espacios comunales creativos y educativos donde los jóvenes “en situación de riesgo” asumen la tarea de educarse y preparase para educar a otros en sus comunidades, usando los juegos-herramienta que componen los Primeros Auxilios Mentales.



Los Primeros Auxilios Mentales emplea juegos porque estos permiten el aprender haciendo y dan acceso a una sabiduría que irrumpe por el deseo y por el goce. Estos juegos posibilitan, como hemos mencionado anteriormente, el desarrollo de destrezas fundamentales para el siglo XXI***, tales como: el pensamiento crítico y analítico, la discriminación de información, análisis de problemas, trabajo en equipo, etc.; mientras al mismo tiempo permiten trazar procesos de aprendizaje y de metacognición. Es decir, que hacen posible que los participantes entiendan cómo aplicar, controlar, evaluar y transferir información y conocimiento a otros contextos o situaciones de la vida; contribuyendo al desarrollo sostenible de la educación permanente de los individuos.

Los Círculos de Sobriedad en las comunidades buscan dotar a un grupo base de jóvenes con destrezas de pensamiento y habilidades para la vida usando los juegos didácticos que componen los Primeros Auxilios Mentales. Este grupo base de jóvenes, una vez capacitados, irán a sus comunidades y serán los embajadores del programa en sus propias localidades contribuyendo así a la generación de un circulo de prevención y educación entre pares, expandiendo así los Círculos de Sobriedad.

Los Círculos de Sobriedad pone a los jóvenes en el centro de la estrategia antidrogas, los capacita, los apoya, los motiva y los invita a continuar su sobriedad y su desarrollo personal como actores sociales creativos; devolviéndoles así un sentido de pertenecía y dándoles un quehacer y razón de ser social. Es decir, los invita a la acción cívica y los convierte en el motor de cambio social positivo de su comunidad.

_______
* http://www.habilidadesparalavida.net/es/que_son_las_habilidades_para_la_vida.html
**http://www.facebook.com/drcornelwest/posts/168340793188643
***Para mar información ver: Gardner, Howard. ‘Las cinco habilidades para el siglo XXI’ y XXI Century Skills frameworks.