domingo, 12 de septiembre de 2010

8 de Septiembre Día Internacional de la Alfabetización

“Profe Javier, este miércoles tenemos celebración del Día Internacional de la Alfabetización y vamos a presentar el trabajo que hemos estado desarrollando con el abcdespañol. Quiere acompañarnos?”, me dijo la Coordinadora Educativa de Fé y Alegría en Panamá.
Recuerdo que en 1991 y años posteriores, Fé y Alegría fue una de las Instituciones que más colaboró en la implementación del Programa Nacional de Alfabetización en las regiones de Huehuetenango y Baja Verapaz en Guatemala y siempre he considerado su trabajo valioso, ya que lo desarrollan en comunidades con altos niveles de pobreza.

“Claro que les acompaño” le respondí, para mí es siempre una gran felicidad compartir con las personas que trabajan utilizando la metodología que inventé hace ya 27 años y con la cual se han alfabetizado miles y miles de niños, jóvenes y adultos en 9 países.

Con almuerzo y presentaciones folklóricas se amenizó el acto, en el cual se presentaron las actividades educativas realizadas en las comunidades de Puerto Obaldía y La Miel, corregimientos ubicados en la Comarca Kuna Yala, en la parte más oriental del Atlántico Panameño, en límites con la frontera con Colombia. En estos corregimientos conviven grupos de población afro-descendiente e indígena, panameña y extranjera.

Es un trabajo arduo para muchos facilitadores ya que algunas comunidades se encuentran a largas distancias de la vía principal.

En el evento conozco a Gloria, una abuela cuya alegría es contagiosa. Gloria nos cuenta lo orgullosa que se siente de haber aprendido a leer y a escribir a pesar de su avanzada edad y lo feliz que le hace poder ser un ejemplo para sus nietos.

José, otro de los participantes en el evento, afirma que es experto veterinario ya que posee todos los conocimientos necesarios para manejar el ganado y mantenerlo sano; pero que no sabía leer ni escribir. Inicialmente, al momento de hacer una receta o indicación, se excusaba con no poder ver bien o con no haber llevado los anteojos; más tarde, sus hijos le ayudaban a interpretar aquellos signos desconocidos, que él sabía tenían información útil. Ahora, él mismo puede leer y escribir las recetas y leer las instrucciones de los medicamentos que usará.

Poder compartir estas experiencias y observar la alegría que sientes las personas que han aprendido a leer y escribir con el abcdespañol es un gran regalo. Anhelo que algún día no sea necesario celebrar el Día Internacional de la Alfabetización y sueño, aunque parezca irónico, que se acabe mi trabajo como alfabetizador de adultos. Qué gran celebración seria esa de cero analfabetismo en el mundo.